top of page
Buscar
  • Foto del escritorJorge Eduardo Peláez

EL CÉSAR NO SOLO HA DE SERLO, SINO PARECERLO.

Actualizado: 18 jul 2022

LAS APARIENCIAS NO SIEMPRE ENGAÑAN, MAS BIEN, ORIENTAN. QUIEN ES ALGO, LO DEBE PREDICAR CON EL EJEMPLO, Y NO BALBUCEANDO INCOHERENCIAS EN SU CIRCO.


En una travesía por alta mar, César lideraba a todas las embarcaciones. Una a una, fueron cayendo presas de las aguas turbulentas. Cuando un miembro de su galera se acercó a decirle que se resguardara ante el peligro inminente, Cesar le dijo; “no olvidéis que venís con el César, y con el, transportáis también su buena estrella”.


Así como el César, es el narcisista, cuya ceguera intransigente es la más ciega de todas. Quien por su posición de poder se imagina superior, certifica su inferioridad arraigada y vulnerable, se sabe ignorante, limitado y loco. Si la realidad le embate con su irremediable certeza, toma los datos de esta para cuestionarla y acomodarla a su antojo, sin darse cuenta de que lo que hace, es enredar la soga en su cuello para apretarla poco a poco con su arrogancia infundada.


El circo hace al payaso.


Vivimos en una era en donde los que ostentan posiciones de poder, tienen de frente dos escenarios; el virtuoso en el que la humildad y el servicio les hacen grandes; y el vicioso en el que su oxidada grandeza depende de la alabanza de aquel al que compran. El narcisista perdido es inefectivo pues en lugar de resultados produce destrucción bizarra y sin sentido. Es popular por la causa equivocada, y también por la razón corrupta.


La humanidad se dirige a un nuevo formato de interacción, que oscila entre la colaboración y la coexistencia. En el primero, el fin puede justificar los medios, en el segundo, los medios sirven a un fin colectivo, a un propósito compartido. Coexistir lleva de si dentro la colaboración y la convivencia pacífica, lo otro, es meramente transaccional.


Estamos en el umbral de la destrucción de la democracia como sistema político. Repetidas ocasiones ha mostrado ya su ineficiencia tendenciosa, y su limitada búsqueda de la justicia, a la cual acomoda según su interés normalmente económico. Pero revivir y resucitar el cadáver y la farsa del socialismo que somete e impone, para debilitar al débil y fortalecer al autócrata, es una solución peor, es echar gasolina para apagar un fuego.


El lider mentiroso está desahuciado, y cada vez que se mueve, su cara se hace más visible, cae su máscara y muestra su verdadera faz, demoniaca, y mentirosa.


Tenemos en puerta, la oportunidad de hacer algo y dejar un mundo mejor, o de callarnos y no meternos en problemas. Yo ya decidí, voy a hablar hasta que la muerte me lo impida. ¡ No al tirano ¡. ¡ No al mentiroso ! ¿y tú?


64 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

댓글


bottom of page