top of page
Buscar
  • Foto del escritorJorge Eduardo Peláez

EL ENEMIGO DE LA VERDAD.

LA CENSURA ES UNA EXPRESIÓN CLARA DEL MIEDO A LA VERDAD. QUIEN MIENTE Y MANIPULA CON ESTADÍSTICAS A MODO, SOLO ENSEÑA SU DEBILIDAD A TRAVÉS DE UN EGO ENFERMO, LIMITADO E INHERTE.


En el año de 1751 apareció en Europa el primer ejemplar de “La Encyclopédie, ou Dictionnaire raisonné des sciences, des arts et des métiers” (Enciclopedia, o Diccionario razonado de las ciencias, las artes y los oficios). El efecto primario e inmediato de este documento fue propagar y dar acceso al conocimiento y el saber acumulados hasta entonces, a la luz de la razón común. Este hecho, por primera vez en la historia, expuso la ideología laicista, pragmática, materialista y burguesa dando paso a la “Ilustración”, retando evidente y frontalmente a la biblia como libro único del conocimiento. Contiene 72.000 artículos de decenas de autores, entre los que destacan; Voltaire, Rousseau, y el barón de Holbach, por citar tan solo algunos.


La división causada entre la iglesia católica y los pensadores por el contenido de la obra estuvo presente durante los casi 20 años de su edición y corrección, ya que las ideas y la ciencia derrumbaban de un golpe algunas creencias y paradigmas más extendidos. Pero al final, y como debe ser, prevaleció el buen juicio, por lo cual se lograron vender el total de 4250 ejemplares producidos a pesar de su complejidad y alto precio.


Deseamos conocer la verdad a pesar de que la negamos continuamente.


En el trayecto de esta historia, se produjo uno de los hechos que más había y ha dañado a la humanidad; la censura. Francois Breton, uno de los editores a cargo de la publicación, había decidido eliminar y reescribir algunos fragmentos por ser demasiado sensibles para los lectores. De las más de 16,000 páginas que integran la obra, Breton había censurado solo 40, en apariencia, algo irrelevante. Sin embargo, cuando fue cuestionado por tan terrible hecho, él dijo; “solo son unas cuantas páginas, y el cambio es de forma y no de fondo”, si bien el efecto fue atenuado, sentó como precedente, que la censura en cualquiera de sus formas es un atentado grave contra el conocimiento. Los autores fueron plagiados en sus ideas, mucho o poco, pero lo fueron. La Encyclopédie, era hoy; “el enemigo de la verdad”, a decir de unos, ante las risas y el sarcasmo de los que sabían que al final, la verdad prevalece.


Hoy la censura se extiende pecaminosamente en el mundo oculta detrás de las buenas intenciones, pero al final, esas intenciones demuestran ser falsas pues temen a la confrontación y el debate, que es donde el conocimiento y el avance florecen. Censurar y negar la realidad viendo solo lo que conviene y convirtiendo mentiras en verdades a medias, es una forma clara de la estupidez, no de la ignorancia, pues el ignorante tiene cura aprendiendo, el estúpido no.


Editar y mutilar el trabajo de otros, refleja un ego hambriento de auto reafirmación, que duda, teme y no sabe de verdades, demostrando al final detrás de la máscara de su seguridad, que solo sabe, que no sabe nada.

19 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page