top of page
Buscar
  • Foto del escritorJorge Eduardo Peláez

EL HOMO NO TAN SAPIENS.

LOS PRIMEROS RESTOS DE UN ANCESTRO HUMANO DATAN DE HACE CASI 6 MILLONES DE AÑOS. DE DOMINAR A SER DOMINADOS, DE CONSTRUIR A SER DESTRUIDOS, SOMOS NUESTRO MEJOR ALIADO Y TAMBIÉN NUESTRO PEOR ENEMIGO.


La evolución del ser humano como especie es normalmente ligada al dominio y control del entorno . Llamamos progreso a todo aquello que nos permite mejorar la calidad de vida, y nuestra seguridad, nos reduce el dolor y nos causa placer.


Llamamos inteligencia al proceso de raciocinio que nos distingue de otros seres, y patentamos a esta como una característica única del ser humano. La hemos acotado y circunscrito al pensamiento y su proceso. Con ello, nos hemos excluido de ella en su esencia más pura.


La inteligencia, es una atributo de la creación y no una virtud que, además, supone venir por añadidura a nuestra naturaleza. Hay inteligencia impregnada en absolutamente todo lo que pasa, ha pasado, y va a pasar.


Nada mas equivocado que querer patentar la exclusividad de la inteligencia como algo nuestro solamente. Existe inteligencia inscrita en la naturaleza física, energética, espiritual y mística, y esta ha existido antes de nosotros y seguirá presente siempre.


La naturaleza poderosa de la inteligencia universal se alimenta en si misma y evoluciona al amparo de los eventos, no al revés. La inteligencia precede y es precedida por lo que pasa en un ciclo virtuoso que no juzga, solo aprende y en ello crece.



Estamos a tiempo, seamos inteligentes al usar la inteligencia.


Estamos como seres humanos, arriesgándonos en el borde de ser nosotros mismos quienes nos excluyamos de la capacidad intelectual procesando el razonamiento para lograr que algunos algoritmos y métodos, nos excluyan del privilegio de pensar. Ya hoy piensan las máquinas, pronto, también sentirán.


La inteligencia emocional, es hasta hoy, nuestro atributo de valor más importante, todos tenemos que hacer algo con ella, antes de que nosotros mismos, la pongamos en otro lado y nos excluyamos del todo del proceso evolutivo. Ser consiente de estar consiente parece todavía nuestra última defensa, antes de que el mundo y su naturaleza puedan pensar que nuestra utilidad, se ha terminado. Podemos ser la trascendencia o tan solo una moneda de cambio en un plan evolutivo del que formamos parte.


¿Qué tan inteligentemente emocional eres?

40 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page