top of page
Buscar
  • Foto del escritorJorge Eduardo Peláez

EL LÍDER ADAPTATIVO Y LA GESTIÓN DEL TIEMPO.

SABER DE QUE NO NOS VAMOS A OCUPAR, REPRESENTA LA DECISIÓN DE GESTIÓN DEL TIEMPO MÁS IMPORTANTE Y ESTRATÉGICA DE TODAS


La ficción más destructiva de la efectividad en el uso del tiempo es pensar que podemos hacer y terminar todo simplemente siguiendo una agenda ordenada de forma disciplinada. La gestión del tiempo, no es otra cosa que orden y disciplina enfocadas.


Al gestionar nuestro tiempo, debemos también aceptar la continua impredecibilidad del trabajo. Ninguna empresa puede controlar el orden de los sucesos que le ocurren, de hecho, la mayoría de lo que pasa, está fuera del orden establecido, y, eso lejos de ser negativo, favorece la necesidad del talento e inteligencia humana, es decir el trabajo profesional y técnico.


No importa nuestro nivel en el trabajo, todos vivimos en una época en la que el flujo ininterrumpido de información y comunicación, combinado con nuestra disponibilidad inmediata, demanda ser selectivos en el uso del tiempo. Nunca habíamos estado más ocupados que ahora.


Los problemas de alto impacto operativo o estratégico no son considerados en el perímetro de la gestión del tiempo. La realidad, es que esta disciplina parece una solución demasiado simplista para un desafío organizativo complejo, pero el manager efectivo, se enfoca en combinar ambas tareas, no se ocupa solo del trabajo operativo sino también del estratégico.


Debemos enfocarnos. 20% de nuestro trabajo genera 80% de nuestros resultados, los demás debe manejarse selectivamente y si se puede eliminarse, no es receta, es sentido común. Quien no aplique esto no tendrá tiempo nunca. Para poder lograr mejorar nuestra productividad y eficiencia en el uso del tiempo, podemos aplicar algunas sencillas prácticas, estas son:


  1. Definir el 20 % de las actividades que impactan el 80% de nuestros resultados

  2. Descartar actividades que no agregan valor automatizándolas o eliminándolas

  3. Dar menor prioridad a aquello que debemos atacar y no genera mayor valor

  4. Evitar a toda costa PROCRASTINAR trabajo para un mejor momento




¿Parece una receta sencilla?, lo es. Pero solo si la ponemos en práctica con disciplina y continuidad. Si lo piensas, "se trata de poner el foco en lo prioritario" no "hacerlo todo al mismo tiempo". Al final, tendrás mejor claridad, menor estrés y más oportunidades para aplicar tu talento en lo valioso e importante.


Saber de qué no nos vamos a ocupar, es tan valioso o más, que saber qué haremos. Ocuparnos de todo sin saber si agrega valor es desperdiciar nuestro talento y quitarnos efectividad en el trabajo.

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Opmerkingen


bottom of page