top of page
Buscar
  • Foto del escritorJorge Eduardo Peláez

EL NUMÉNON, LA GUERRA ABSURDA DEL ENGAÑO

QUEREMOS EXPLICAR LOS ABSURDOS HUMANOS SOLAMENTE A TRAVÉS DE LOS FENÓMENOS QUE OCURREN. EN ELLO, DEJAMOS DE VER QUE DETRÁS DE ELLOS, HAY MUCHO QUE APRENDER.


En su descripción más básica, un noumenon representa la realidad no conocible para la conciencia detrás de lo que sucede, es decir de los fenómenos. Al ser pensado por la razón, y en contraposición a un fenómeno captado por los sentidos, un noumenon es visto tal como es en sí y no tal como parece.


Cuando vi por primera vez este término, lejos de causarme desconcierto, me hizo pensar mucho en la innumerable cantidad de conocimiento disponible y no conocible que debe haber en la naturaleza y que no soy capaz de ver.


Un animal, un árbol, o una piedra son fenómenos, pues los conocemos a través de la experiencia sensorial, por lo tanto, nuestra mente también lo es. La creatividad e innovación no son fenómenos, pues parten de la experiencia para descubrir nuevo conocimiento y nuevas formas. Un noúmeno es, por lo tanto, algo que no pertenece a una intuición sensible, sino a una intuición intelectual o suprasensible.


En la vida, los fenómenos son producto natural de nuestro entorno, por ello, debemos observarlos para que, a través de la intuición y percepción, racionalicemos su efecto y descubramos el saber detrás de ellos.



Cuando un animal, digamos un pájaro descubre una debilidad natural en una de sus crías, suele eliminarla del entorno para proteger a las demás. Este es un fenómeno impreso en la naturaleza animal. Nosotros los seres humanos, lejos de deshacernos de nuestros seres queridos menos capaces, los cuidamos y hacemos lo posible por adaptarlos y amarlos para que sean felices, no los matamos.


Esta es sin duda una de las expresiones mas maravillosas de nuestra naturaleza humana. Kant definió el nóumeno y creo una problemática para la razón, pero en mi opinión, abrió la puerta de la compasión y el amor desvelándolos como una capacidad humana de libre albedrío, fuera de los fenómenos naturales.


Estamos en el umbral de permitir que la razón asesine a la emoción. Las justificaciones de una guerra, los engaños políticos, la mentira y el sembrar odio a discreción de parte de los mal llamados líderes, se están estrellando contra la pared de la caridad y el amor. Nadie esperaba que una guerra en sí, dejara ver a la compasión y la solidaridad del ser humano en su esencia más pura, pues estaba detrás de un fenómeno absurdo e injustificable.


Tenemos en nuestras manos, la capacidad de hacer prevalecer a la integridad y a la dignidad como valores humanos, si sabemos decir que no a quienes pretenden explicar lo injustificable y dejan de ver que detrás, estamos nosotros que somos más.


Yo digo sí a la vida en comunión con el amor, en todas sus formas y expresiones, ¿Tú que piensas?


19 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page