top of page
Buscar
  • Foto del escritorJorge Eduardo Peláez

EL UNIVERSO Y LA CONTABILIDAD PERFECTA.

EN EL CONCEPTO DE KARMA, DHARMA O COMO SE LLAME, NADA PASA DESAPERCIBIDO, TODO CUENTA Y TODO GENERA Y RECIBE UN EFECTO. EL SISTEMA DE EQUILIBRIO DEL UNIVERSO ES PERFECTO.


Recién leía nuevamente en uno de mis libros favoritos de Deepak Chopra, “Las 7 leyes espirituales del éxito” sobre lo que representa el karma y el dharma. Independientemente de lo interesante de los postulados, al final se puede concluir que todo lo que hagamos tiene y recibe un efecto, irremediable y afortunadamente. Nuestras acciones y sus intenciones que son parte de ellas se extienden en todos los sentidos y hacia todos lados creando ondas que chocan y se sintonizan con otras redes humanas de energía.


Muchas veces en mi vida ya sea en lo profesional, personal, espiritual o cualquiera de sus ámbitos, he tenido la oportunidad de constatar esta maravillosa “ley”. Nada de lo que haya yo hecho, dicho o sentido, ha sido en vano, todo al final regresa y normalmente lo hace con un efecto multiplicador. Esta sabiduría vino a mí desde muy joven. Comprendí que si soy disciplinado y no deseo algo en mi vida, lo único que puedo hacer es evitar generarlo a través de mis actos e intenciones.


Mi padre y madre están ya en el cielo, y ellos representan para mi el ejemplo mas maravilloso de esta ley, no tengo de ellos reproche o queja alguna, pues en una vida completa a su lado, solo recibí cosas buenas, y esas persisten. Lo demás, fue lo de menos.



En muchos años que he dedicado al desarrollo de ejecutivos y ejecutivas profesionalmente, mi principal aportación para ellos y ellas, es hacerles ver que sus acciones tendrán consecuencias, sean positivas o negativas, pero al final representarán el regreso de lo que hayan enviado a los demás infaliblemente.


La contabilidad perfecta del universo empieza con una balanza de comprobación cuando nacemos, y con el tiempo agregamos y quitamos valor de los dos lados del balance, pero nada que pase, puede quedar no registrado. Al final, el balance, es el balance, y refleja el equilibrio del haber y el deber, nos guste o no.


Tú, ¿has realizado hoy algún balance sobre tu vida y tus actos?, si no, hazlo estás en los tiempos perfectos de Dios, estás en el presente.

32 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Σχόλια


bottom of page