top of page
Buscar
  • Foto del escritorJorge Eduardo Peláez

ESTOICISMO Y LIDERAZGO.

EN MUCHOS DE LOS PLANOS DE LA VIDA, EL ESTOICISMO FAVORECE EL PROGRESO. EL ÁNIMO SERENO Y CALMO ATERRIZADO EN LA REALIDAD PRODUCE EQUILIBRIO Y OBJETIVIDAD.


Unos trescientos años antes de Cristo el pensador griego Zenón de Citio formó una escuela filosófica, cuya base doctrinal, se enfoca en el dominio de las pasiones, utilizando la razón y a la virtud personal para lograrlo.


Quien es estoico, vive en mucha medida de acuerdo a la razón y libre de pasiones e impulsos incontrolados. El estoicismo sugiere que la pasión representa una desorientación de la naturaleza racional del ser humano, por lo que este en su libertad debe dominar sus reacciones mediante el autocontrol y en sincronía con las leyes naturales.


No se puede decir que no haya una etapa en la historia de la humanidad en la que no haya habido turbulencia. Si revisamos esta, no podemos hablar de momentos virtuosos de paz y calma perfecta, por el contrario, el sabor del progreso de la humanidad va impregnado del caos y las diferencias de opinión, y eso, a la vez que nos ha hecho crecer, también nos ha hecho llegar a las peores calamidades. Nuestros tiempos no son la excepción, vivimos como lo han hecho otros antes, en medio de la turbulencia natural de la existencia, solo que ahora, nos toca pensar más, pues ya se nos dejó conocimiento para ser más inteligentes y menos pasionales. Reaccionar con la pasión omitiendo la razón, lleva a problemas incontrolables, si no, veamos a nuestro alrededor.


En las muchas sesiones de trabajo con personas a quienes acompaño y de quienes aprendo mucho, una de las virtudes que más busco y menos encuentro, es la de la paciencia y aceptación. Yo mismo, debo seguir trabajando por alcanzarla. Es claro que el flujo natural de las cosas no depende de cuanta pasión pongamos, todo tomará irremediablemente su tiempo, hagamos lo que hagamos.


Todo toma su tiempo, la naturaleza tiene un paso perfecto.


Para cultivar una actitud paciente, debemos trabajar en tres aspectos totalmente personales:


  1. Tener un diagnóstico preciso de la realidad. No podemos preocuparnos solo por la ansiedad que sentimos, sino por la validez de esta y si está justificada.

  2. Enfocarnos profundamente en lo que podemos hacer, evitando trabajar en lo que no podemos. Las cosas son como son, dejemos que sucedan a su ritmo.

  3. Dominar nuestra pasión y emociones, para que trabajen a nuestro favor. Sentir lo que sentimos, no es malo, darle una importancia que no tiene, sí.

Ser estoico en la vida, ayuda mucho a conseguir una de las virtudes mas valiosas que hay para el ser humano, esta es, la paz interior que, si se proyecta bien, genera paz exterior.


Piensa que tanto haces al respecto y seguramente tendrás más paz.

64 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page