top of page
Buscar
  • Foto del escritorJorge Eduardo Peláez

JUSTIFICANDO LO INMORAL.

LOS ARGUMENTOS YA NO TIENEN VALOR. CUALQUIERA DICE LO QUE SEA, Y CUALQUIERA CREE LO QUE LE DIGAN. LAS CONDICIONES SON PERFECTAS PARA QUE EL FIN, JUSTIFIQUE LOS MEDIOS.


Hace años, Bertrand Russell declaró que el mundo era ya, aquel de Macchiavello. Hoy esto es más claro que nunca y a la vez muy falso si hacemos algo al respecto.


La piedra angular en muchas decisiones importantes del mundo se fundamenta en la justificación por cualquier medio, y funciona más o menos así:



Las organizaciones humanas en todas sus disciplinas han enfocado su meta en el éxito, particularmente en el económico. Los tres principios fundamentales de cualquier empresa humana son; la generación de valor progresivo; el crecimiento adecuado, y; la sustentabilidad. Esto aplica en todos los ámbitos de la vida, no solo en los negocios.


El fin nunca justifica los medios.


Yo en mi vida, necesito generar valor suficiente para subsistir, debo crecer para evolucionar y con ello sostener mi vida para hacerla mejor. Si aplicamos estos principios a cualquier ámbito, siguen siendo consistentes y válidos, sin contraponerse a la moral.

Macchiavello afirmaba que quien gobierna o manda, debe ser feroz como un león para generar miedo, y hábil como la zorra para reconocer las trampas.


El tóxico hace eso de manera magistral, sabe que quien ha vivido bajo el yugo del dominio por poder, se somete a este para mantener su libertad, pues así la concibe. El tóxico nunca es solo león, ni solo zorra, y, por lo tanto, es lo que se necesita y no lo que es. Y eso nunca es moral.


Esto puede cambiar, si intentamos re frasear el párrafo agregándole el valor de la moral de la siguiente manera:


“El éxito puede lograrse para mejorar la permanencia. Quien dirige con poder, debe asegurar el éxito siempre amparado en la honestidad y la congruencia. Si él éxito demanda la satisfacción y la gloria de quien lo busca y la de aquellos a los que dirige, se debe hacer lo correcto para conseguirlo todas las veces. Por lo tanto, para ser exitoso, siempre se puede ser moral en el actuar. El fin, nunca justifica los medios”


Se puede ganar, jugando con las reglas. Macchiavello tuvo razón un cierto tiempo, pero al final, al propio César Borgia, lo llevó también a la tumba.

20 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page