top of page
Buscar
  • Foto del escritorJorge Eduardo Peláez

LA HISTORIA DE LOS RAYOS "N"

SIEMPRE CAEN LAS MÁSCARAS Y LAS CARAS SE MUESTRAN COMO REALMENTE SON. UN PUÑADO DE INCONDICIONALES, NO ES SUFICIENTE.


René Prosper Blondlot, un físico francés muy reconocido internacionalmente, anunció a principios de la década de 1900, el descubrimiento de una nueva forma de radiación electromagnética a la que llamó; “rayos N”, cuyas características eran realmente sorprendentes.


Curiosamente, los efectos visibles de este hallazgo fueron certificados por Blondlot, sus colegas, y otros científicos franceses. la Academia Francesa certificó el logro, otorgándole a Blondlot el premio “Lalande”, veinte mil francos, y una medalla de oro por su aportación a la ciencia, sin embargo, el descubrimiento no estaba avalado a nivel internacional.


R. W. Wood prestigioso, reconocido catedrático de Física en la Johns Hopkins University, y un líder en el campo de la espectroscopia, fue asignado para certificar el descubrimiento y darle la valides científica que demandaba. Blondlot y su equipo recibieron a regañadientes la visita y presentaron sus evidencias de manera altanera y prepotente.



El incondicional ve lo que tiene que ver.


Con agudeza e inteligencia, Woods mantuvo su escepticismo todo el tiempo, y ante la falta de evidencia científica, los rayos N resultaron ser una farsa y un engaño, pues sólo eran perceptibles para quienes estaban predispuestos a creer en ellos, en otras palabras; "solo los veían quienes los querían ver". El engaño fue finalmente desenmascarado en 1903. Al final, las reputaciones de los científicos y sus seguidores y de la propia academia francesa, quedaron severamente cuestionados. “Veían curiosamente, aquello que les convenía ver, quedando ciegos ante la realidad, que podía verse con más claridad” comentó Woods alegremente. El mundo finalmente no fue engañado.


No hay mucho que decir después de leer la historia. Quien se mide solo, se premia solo y nunca se castiga, se engaña solo, pero con el tiempo y el contexto, la realidad inminente pone las cosas en orden. ¡ Fuera los mentirosos !


Datos por acá y por allá, pero los buenos datos, aquellos que enfrentan con brutalidad la realidad, se manifiestan tarde o temprano.

40 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page