top of page
Buscar
  • Foto del escritorJorge Eduardo Peláez

LA ZORRA Y EL CONEJO

EL VIDRIO Y LA HONRA DEL HOMBRE SOLO RESISTEN UN GOLPE CERTERO. AL HOMBRE JUGADOR Y AL CORRUPTO HABLADOR, POCO LES DURA EL HONOR.


Una de las primeras lecturas que como niño llegaron a mis manos, fue una modalidad de la fábula de la zorra y el conejo, que en resumidas cuentas narra como un conejo que habitaba su casa trabajando arduamente, da albergue a una zorra que le pide asilo porque hacer frío y está sola.


Al paso del tiempo, la zorra se va adentrando en la casa del conejo quien le dice que no hay ni suficiente espacio, ni comida para los dos. El zorro, le amenaza y le ordena que traiga más, así que, al cabo de un tiempo, el conejo acaba quedando fuera de la casa, sin comida, sin espacio y sin nada. Y la zorra se hace ama y señora de la casa del conejo al que amenaza con la muerte si no le mantiene.


Moraleja: Si le das poder al que mas poder que tu tiene, te acabará aniquilando.


Las zorras asechan, cuidemos nuestra casa.


Esta historia, es un poco parecida a lo que pasa con muchos temas en nuestro mundo. La zorra, puede ser representada por las ideologías izquierdistas, por los políticos corruptos, o por los líderes autocráticos que provocan la guerra absurda.


El conejo finalmente, somos nosotros. Las ideologías infundadas, aniquilan nuestros valores; los políticos corruptos entregan nuestro futuro al que tiene las armas; y los líderes autocráticos matan y destruyen inmisericordes ante nuestros ojos. Quedarnos callados, es ser como conejos medrosos y timoratos.


Callar con miedo ante el que no es honrado, es llenar las bolsas con manos sucias, es el camino sinuoso que obstruye a aquel plano y allanado. El honor y la honra comen juntos, y si crecen, duelen. Hágase lo que sea justo, aunque se hunda el mundo, pues antes poco y honrado que mucho y robado.


Basta ya de depredar con la bandera del amor, de la paz, y los abrazos, cuando de fondo vemos claramente, odio, turbulencia y manos sucias por todos lados. Ya basta.


El que tenga oídos que oiga, la historia muestra que al final, las zorras abusivas acaban cayendo con la cara al suelo.

101 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page