top of page
Buscar
  • Foto del escritorJorge Eduardo Peláez

NADA SE CONSIGUE SOLO, NADA.

LA LEY DEL MINIMO ESFUERZO NO SIGNIFICA QUE ESTE SEA NULO. OBTENER BENEFICIOS SIN GANÁRSELOS ACABA CON MUCHOS, PERO TAMBIÉN, GENERA OPORTUNIDADES PARA EL QUE QUIERE TRABAJAR.


Estábamos haciendo el examen final de cinética química en mi casa, solo faltaba ese, para aspirar al título de Ingeniería Química. El equipo lo integrábamos seis personas. Las tareas estaban claramente definidas y aprovechábamos el talento de cada quien para poder agregar ideas y entregar el diseño de un "reactor catalítico vidriado". Si la definición suena compleja, imaginen el proceso.


Fueron tres días de trabajo arduo, poco sueño, y comidas parciales. Pero al final, pasamos con honores la materia. Todos aportamos mucho esfuerzo, bueno, casi todos.


Freddy un compañero del grupo, cooperó poco, o mas bien nada. Cuando había debates en ciertos temas, él, se volteaba y leía revistas deportivas. Al hacer cálculos, se escabullía hábilmente para platicar y dedicarse a otras cosas. Un día, cuando por fin decidimos asignarle una tarea más formal habiendo notado su ausencia, lo encontramos dormido en su coche, había ido por cigarros, o eso dijo.


Todos pensamos que sería injusto que tuviera crédito por el resultado cualquiera que fuera, aun así, entregamos el trabajo con su nombre antes de enfrentarlo.


El día de la entrega nos presentamos todos los grupos al aula. La idea original, era que el profesor, un magnífico catedrático, recibiera el trabajo, lo revisara rápido, y diera su fallo. Todos los grupos aprobamos. Sin embargo, algo curioso sucedió cuando el maestro hizo un pequeño cambio en la revisión.


Solo es trabajo en equipo, si todos colaboran.


El maestro decidió hacer preguntas aleatorias a cada miembro de cada proyecto, incluso entre miembros de otros equipos, generando un debate muy enriquecedor. La cara de Freddy, cambió a una pálida y perdida que lo dijo todo, creo yo, que el maestro lo notó, y le hizo dos preguntas elementales, fáciles y muy intuitivas sobre un supuesto en el diseño, Freddy, calló y en consecuencia, cayó. No sé que fue peor, la pena de él, o la del equipo, a quien el profesor también reprendió severamente.


Ese día reforcé algo que es parte de mi credo personal. No importa como le hagas, si robas a otros su esfuerzo y te lo apropias, te robas solo, y te desapropias de ti.


Muchas personas son hoy las que quieren hacer el mínimo esfuerzo, y de ser posible, incluso tratan de no hacer ninguno para que si puede se roben el resultado. La retribución inmediata sin esfuerzo llena ya las mentes de muchos que se saben engañados por los medios, pero también se complacen acomodados en el engaño. Entre tanto, esos que dicen lo contrario, están trabajando en que no trabajes.


Sí, ya lo se´, sueno trillado, pero lo diré hasta el último día de mi vida; "para lograr algo, hay que trabajar duro", que no te mientan.

76 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page