top of page
Buscar
  • Foto del escritorJorge Eduardo Peláez

SUPOSICIONES, HIPÓTESIS Y DATOS DUROS

CONFUNDIR O BUSCAR SOLO DATOS QUE CONFIRMEN NUESTROS SUPUESTOS, NO SOLO GENERA EFECTOS ADVERSOS, TAMBIÉN PONE EN EVIDENCIA NUESTRA INCAPACIDAD DE SER OBJETIVOS Y NOS MUESTRA VULNERABLES.


Escuché alguna vez, una historia por demás interesante, aquí la comparto.


Cierta empresa estaba construyendo un hotel de lujo en una ciudad de Estados Unidos. Cuando los inversionistas definieron la ubicación final, compraron a muy buenos precios las casas que estaban en el complejo seleccionado. Solo faltaba una, la de una señora viuda cuya propiedad estaba en medio de lo que seria el acceso principal y que era la última pendiente de adquirir.


La empresa envió a un par de abogados a negociar con ella, y le ofrecieron 100 MUS iniciales. Ella dudó y dijo que estaba muy encariñada con la propiedad, que le traía grandes recuerdos, y que no quería vender. Regresaron unos días después y le hicieron una nueva oferta por 150 MUS; de nuevo la mujer se negó a vender aludiendo la misma historia y el apego que tenía por la propiedad. Este proceso sucedió en repetidas ocasiones, hasta que después de muchos intentos, la compañía ofreció 400 MUS como última oferta. La mujer se negó nuevamente a vender, por lo que la empresa restructuró el plano dejando la casa encerrada y rodeada por todos lados anulando casi todo su valor comercial.


Cuando se platicó con los abogados, estos dijeron que el límite económico a proponer por la compra, se daba cuando el valor a pagar y el cambio del proyecto fueran iguales, cosa que sucedió. Era más rentable cambiar la ingeniería y hacer ajustes que perder dinero en una casa que iban a tirar, y eso fue lo que pasó.


Lo interesante de la historia es que cuando le preguntaron a la señora el motivo por el que no había querido vender, ella dijo que cada vez que le hacían un oferta y ella se negaba, la siguiente propuesta subía, y pensó que seguiría pidiendo más y más. Lo que olvidó, es que la propuestas tenían un límite que nunca apreció, ella lo rebasó y perdió mucho. En su mente, el patrón era: "mientras más pido, mas me ofrecen" el supuesto y los datos, no eran del todo confiables al confrontarlos con la realidad.


Pensar que los datos que tenemos, las hipótesis y supuestos que hacemos son más sólidos que la realidad, además de ser un error, se convierte en un argumento peligroso y repetitivo. Cuando la realidad objetiva desobedece a nuestras creencias y la erradicamos para crear una nueva, nos ponemos en riesgo y ponemos en riesgo todo.



En el mundo gerencial existen un axioma por demás valioso, este es: "Certifica los hechos y confronta los datos".


La subjetividad es importante cuando carecemos de elementos objetivos, cuando lo intangible rebasa lo tangible. Pero cuando es al revés, caer en la justificación de mis creencias, es adecuar la realidad a mi irrealidad, y, normalmente, la naturaleza por si misma se hace cargo de poner orden.


Gestionar y hacer management, se nutre desde adentro de la persona, pero se basa en lo que sucede afuera, eliminar una de estas dos variables es eliminarnos a nosotros mismos.


El liderazgo participativo es igual, nace de la sinergia de mentes y pensamientos que se fundamentan en la capacidad de que todos veamos lo mismo, por lo menos desde nuestro punto de vista.


11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page