top of page
Buscar
  • Foto del escritorJorge Eduardo Peláez

VER LO QUE NADIE VE.

LA VIVENCIA PERSONAL ES EL CAMINO DE LA EXPERIENCIA, PERO LAS EXPERIENCIAS DE OTROS NOS ALLANAN EL CAMINO PARA ENTENDER SIN EXPERIMENTAR.


Cuando niño en un campamento escolar, se nos dejó un trabajo en equipo compuesto de muchas tareas. Nuestro equipo era muy bueno y fue el primero de todos en terminar. Llegamos a la meta con una holgura de casi 15 minutos antes de los demás grupos, nos sobraba tiempo.


La última tarea, la más importante, consistía en encontrar “la gran señal”. Todos supusimos que sería una tarea compleja, y eso provocó tardarnos demasiado. Repentinamente y sin darnos cuenta, los seis equipos habían terminado, nos alcanzaron y todos estábamos presionados por ganar esa tarea, el primero en terminarla ganaba todo.


Con cierta desesperación y en medio de muchos otros niños pude apreciar justo ahí bajo mis pies, una fogata apagada; alrededor de ella, había un círculo de seis piedras y en el centro la figura de una estrella, todos estábamos tan ocupados que a pesar de verla, nunca pensamos que esa pudiera ser la respuesta, era “demasiado obvio”.


Con una ilusión que aún hoy me aborda, grité; “! la encontré, está en esta fogata!”. El resto es historia, fui el ganador de entre muchos otros, no cabía en mí.


La lección que aprendí fue trascendente; muchas veces estamos demasiado ocupados viendo lo que todos ven, y no viendo lo que nadie.


Hoy recuerdo esa historia con mucha fraternidad, y he sacado como conclusión que no importa lo que nadie diga, uno debe encontrar con fe y determinación sus propias señales, las experiencias personales son eso personales y deben suceder para convertirse en vivencias.



En la vida debemos aplicar dos principios básicos para hacer de ella una experiencia única, estas son:

  1. Nuestras experiencias son consecuencia de la combinación vivencial personal complementada con las de otros

  2. Nuestras experiencias son a otros, lo que las de ellos a nosotros, experimentamos en comunidad con individualidad

A pesar de ello, el equilibrio debe ser virtuoso no necesitamos experimentarlo todo, hay enseñanzas que debemos aprovechar. El olor de la flor no se experimenta sin tomarla en nuestra manos, pero igualmente el valor de la ética, se puede compartir sin tener la experiencia de violarla.


Somos la experiencia autoconsciente de algo más grande que nosotros, debemos guiar y ser guiados, liderar y ser liderados, vivir y experimentar en nosotros y los otros.

38 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page