top of page
Buscar
  • Foto del escritorJorge Eduardo Peláez

YO NO FUI FUE TETÉ.

NO HAY SALIDA MÁS FACIL QUE ECHARLE LA CULPA AL OTRO; SOLO RECUERDA, UNA COSA, UN DÍA TU SERÁS ESE OTRO.


Cuenta la leyenda, que Nikita Khrushchev antecesor de Leonidas Brezhnev en el cargo de Secretario del Partido Comunista de la Unión Soviética, entregó a su salida dos cartas lacradas al nuevo y flamante dirigente que lo remplazaba, diciéndole que las abriera apegándose al siguiente orden; "la primera la debes leer cuando te encuentres ante el primer problema serio que debas resolver". "La segunda deberás abrirla cuando se presente el segundo y te encuentres bloqueado por no poder actuar".


Como era de esperarse, vinieron los problemas más pronto de lo esperado. Cuando Brezhnev se encontró ante el primer escollo serio hizo lo propio y leyó la primera carta que decía: "Échame a mí las culpas de todo, finalmente ya me fui".


Ni tardo ni perezoso, así lo hizo, culpando a su antecesor Khrushchev de todos los males del estado existentes y de una vez de aquellos que pudieran llegar. Sin embargo, su incapacidad no tardó mucho en volverlo a meter en problemas, por lo que ante la imposibilidad de solucionarlos y su incapacidad de hacerse responsable, recurrió inmediatamente a leer la segunda carta, la abrió y leyó; "Siéntate, y empieza a redactar dos cartas iguales a estas para tu sucesor…"


Fue culpa del anterior.


El chiste se cuenta solo. No solo en la política, sino en las empresas y la vida, cada vez vemos más populistas, líderes carismáticos, oradores y merolicos sin base, llegar al lugar menos apropiado al que deben llegar; el poder. Y lo peor, apoyados por la ignorancia del adulador y la tibieza del ingenuo.


La etimología de la palabra responsabilidad proviene del latín “responsum”, que es una forma de ser considerado sujeto de una deuda u obligación adquirida y enfrentar las consecuencias de tus actos. No estoy seguro que muchos de ellos la hayan siquiera oído, ahí se las dejo.


El hombre o mujer responsable, no necesita culpables, necesita recursos y confianza, aunque cada día, más y más, la sociedad de las ideologías obtusas y retorcidas, prefiere culpar y no pensar. Estamos en el umbral de regresar a lo básico, la realidad brutal está dando un duro despertar al vendedor de ilusiones falsas y mariposas de vapor, Seguimos siendo más, los buenos, no nos van a ganar.


Basta ya de echarle la culpa al otro.


Excelente fin de semana.

49 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page